miércoles, diciembre 05, 2007

Para mi hermano

Fue dura la partida. Supe que iba a ser así desde el comienzo, pues no pensé que me fuera a costar tanto superarla. Pero era por tu bien, habría sido egoísta de mi parte habértelo prohibido...aunque ganas no me faltaban.

Ni siquiera te fui a despedir al aeropuerto, con la tonta excusa que debía estudiar. En parte era cierto...pero es que nunca me han gustado las despedidas tristes.

Me hice la fuerte. Una o dos veces te dije que te había echado de menos, pero en verdad, me avergonzaba decirte que hasta soñaba con que volvías para quedarte. Y en el sueño, te abrazaba y lloraba de alegría. Demasiado orgullosa para decírtelo...

...pero esa vez no me aguanté. Te debes acordar, esa vez caminando por Washington cuando nos invitaste la primera vez, nuestro hermano insistiéndome en que te contara uno de mis sueños en que volvías, ignorando lo mucho que me afectaba. Pero las lágrimas me ganaron, y te diste cuenta todo lo que te extrañaba. La imagen de los dos abrazados en plena calle de un país extranjero, aunque no haya quedado retratada en fotografía, nunca se me olvidará.

Fue difícil. Difícil entender que no podías venir por culpa de arriesgarte a no poder volver. Difícil que preferías estar en otro país, aunque quizás entendible por todas las oportunidades y calidad de vida que acá no ibas a tener. Difícil aceptar que elegiste quedarte allá.

Pero ya he crecido. Hace 10 años te fuiste, y ahora vienes por primera vez a quedarte. Sé que no es para siempre, pero de todas formas, vienes. Te llevarás una sorpresa, porque todo acá es muy distinto. Casi como otro país. Y esta vez soy yo la que te mostrará el camino.

11 comentarios:

Roberto Alvarez dijo...

Hermoso, sentimiento puro... yo puedo entenderla más de lo que cree. Su hermano fue un gran pilar en su infancia, mucho más que su papá. Si incluso asumió roles de mamá cuando ella fue a Argentina por trabajo.

10 años, y ahora usted será su guía. Linda frase y toda cierta

La amo mucho

Su Roberto

Alejandra dijo...

Qué lindo... la experiencia, y al final, la posibilidad de que las cosas se den vuelta. Debe ser emocionante la visita, qué nervios.
Mucha alegría

Daniel dijo...

Me imagino lo contenta que debes estar con este reencuentro, y con ganas de mostrarle a tu hermano como es el Chile de hoy.
Saludos

 kotto dijo...

que lindo post, emocionante... ojala puedas contarle cuando esten juntos lo importante que es él en tu vida, sin vergüenza ehhh

saludos

Luli dijo...

ANDREA: Por favor necesito tu voz en mi blog y también la de todos tus Amigos.

Gracias

rosezna dijo...

hola
siempre me emociono con lo que escribes...
siento que nos parecemos un poco en lo sensibles, aunque tengo una caparazón dura entonces la gente no entiende que una tiene corazón...snif!
espero me visites porque estoy en pañales...jeje
saludos
rosi

La Hormiguita Cantora dijo...

Teniendo distancia que me separa de la familia, entiendo no sabes cuanto lo que has escrito. Aunque sospecho (bueno, es una certeza) que cada dia que pasa, el espacio que uno ha dejado va tendiendo inevitablemente a cero.

Que loco!

Saludos y buen "finde"!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Historia muy emotiva...y ahora que este país ha cambiado más en 10 años que en los 20 previos, hay mucho que enseñarle a tu hermano. De la capital de las ideas democráticas a la capital de los sentimientos profundos.

Saludos cordiales y afectuosos.

markin dijo...

Las emociones son inevitables; y, se dice que con mayor profundidad en mujeres.

El factor sueños y anhelos acrecientan ello.

Lógico y bien que al paso de los años aceptes la situación vivida y la rememores con el mejor ánimo.

Mucho se aprende con los años, las realidades cambian donde quiera que se esté.

Ahora él se ha vuelto visitante, no tardará en readaptarse... quizá tengas de vuelta tus lágrimas de emocíón en él.

chau.

Andrea dijo...

A todos: Muchas gracias por sus comentarios, en estos días ya estoy con mi hermano, muy contenta después de un reencuentro de 10 años.

Y muchas gracias a usted mi amor, por toda su comprensión, compañía y escucha. Te amo :X

~ La dueña ~

Kenneth Bunker S. dijo...

cierto, hay pocas cosas peor que una despedida triste.

merry christmas