jueves, septiembre 28, 2006

Mi ausencia

Después de una ausencia de casi un mes, creo que lo importante es hacer un recuento de las cosas que han ido sucediendo.

Me ausenté por más de una semana (ocho días, para ser exactos) de mi casa, ya que me fui a pasar el 18 con mi pololo. No puedo negar que surje uno que otro sentimiento de culpa por no pasar las fiestas patrias con mi familia, pero también hay que pensar por uno mismo, o no? Aparte de pasar momentos maravillosos con él, pude hacer otras cosas, como el enfrentar mi tercera clase de manejo (con mi novio, por cierto). Esta vez, él mismo lo reconoció, se le pasó la mano. Me hizo enfrentar distintas dificultades (subidas, bajadas, tránsito con una leve lluvia y de noche), atravezar calles estrechísimas, poner bencina, dar vuelta en U, estacionar, etc. A pesar de insultar a medio mundo mientras estaba al volante (se me salen mis impulsos primitivos a veces), puedo decir que me sentí excelente. Por lo que me gané el derecho a disfrutar un helado junto a él, y la satisfacción de haber superado una gran prueba.

Tuve mi ciclo de cine también. Sexto Sentido
, Kill Bill, Voces del Más Allá, Mujeres Infieles, Hijos de la Calle(con la que me quedé dormida), y creo que se me queda una en el tintero...pero Roberto se debe acordar.

Pude visitar Valparaíso
también, en donde estuve en la Plaza de la Victoria. Lamentablemente, la feria artesanal en esa oportunidad estuvo bien pobre. Pero sirvió para conocerla y disfrutar del día. La vista del departamento era excelente.

Ven ese paseo al borde del mar? Bueno, por ahí mismo anduvimos. Hay que pedir permiso a los guardias de por ahí, porque ellos vigilan que al momento de cruzar, el tren no venga. El sol pegaba bastante fuerte, y fue el mismo día en que en Santiago hizo un calor horrendo. Costaba abrir los ojos, pero la brisa era exquisita.

Y a la noche, un gran juego de Metrópolis con Piña Colada, en el que perdí, por cierto. Pero no me importó. Lo importante es que estaba feliz, aunque cansada.

Lamentablemente, al otro día hubo que volver a Santiago. Aunque pasé unos días hermosos, igual uno siempre se alegra de llegar a su hogar. Sería algo bastante grave de no ser así....no creen?

10 comentarios:

Karen dijo...

Con lo que más reí fue con la clase de manejo jejeje que buena! me imagino ahí insultando a la gente, pero sabes no eres la única hago lo mismo!

Es hermoso Valparaiso, me encanta, además que ahí vive mi amor, así que más me encanta jaja

Oye al parecer tengo un problema grave porque nunca me dan ganas de volver a mi casa jajaja y no es chiste :-/

Bueno sería, aunque tb estuve fuera bastantes días me acorde bastante de tí.

Un abrazo...

Karen.-

Arale dijo...

Yo tb pase el 18 con mi novio y tb fui perseguida con el dedo por no pasar las fiestas con mi familia, filo, total uno tiene q hacer lo q siente, ademas he pasado todas las fiestas de mi vida con ellos, es logico q uno tb quiera pasarlas con la persona q quiere no??
bueno, saludines y q estes bien :)

Roberto Alvarez dijo...

He releído su post tantas veces para revivir los gratos momentos vividos con usted .
Poco a poco ha ido dejando el nido , primero fiestas patrias ahora espero sea año nuevo ( jijiji).

Su clase de manejo va excelente. Menos mal que pude lograr que mirara el manual del transito . (las luces se prenden después de media hora de la puesta del sol).

Ah y para que no la achiquen por aprender en un auto automático, debe entender que lo importante, más que una auto mecánico o automático, es saber conducir por las calles. Después de todo, un auto mecánico no tiene ninguna ciencia. Así que bien ganado su helado .

Las películas que le faltaron fueron: “Dicen por ahí ” (Rumor has it) , y “El aro”. Sin incluir nuestra serial del almuerzo(jeje).

Y fuimos a Valparaíso pueh!!! .
... “La plaza de la Victoria es un centro social , Av. Pedro Montt como tu no hay otra igual , mas yo quisiera cantarte con todito el corazón torpedera de mi ensueños Valparaíso de mi amor”...
Sabe me llamo la atención en el cruce de la foto, los dos guardias que cuidaban el paso de los peatones. Uno vigilaba el metro tren y el otro los camiones del puerto, cada uno con su radio a todo volumen a solo pocos metros de distancia . Uno escuchando el fútbol y el otro música , como si fueran a delimitar sus fronteras con el sonido.

Muy lindo su post , me alegra mucho que diga que estaba feliz. Son momentos que hay que saber atesorar ¡ viva la piña colada y el chocolate! .

Un beso en ausencia

Pd La amo mucho, un abrazote y un beso mimito

A-X dijo...

Y si, bella, la vida está hecha de esos retazos de felicidad...

Me encanta como haces grande una semana supuestamente cotidiana.

Precioso post, maravilloso blog...

Visítanos cuando quieras...

Andy

Eleanor Rigby dijo...

Si, cuesta volver a casa y da mucha nostalgia sobre todo cuando una lo a pasado muy bien en otro lugar y por unos buenos días (para mi y desde hace muchos años tomarme ocho días seguidos es un verdadero lujo, excepto vacaciones). Y regresar a casa es confortable y calido.


Un abrazo y que estés bien!

c. dijo...

sobre lo que escribiste allá, coincido absolutamente... sobre lo de acá, me tincó el paseo y jugar Metrópolis... la piña colada me la salto... saludos y gracias por la visita, c.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

En algún momento hay que romper el cordón umbilical en cuanto a pasar las fiestas con la familia. Veo que confirmaste la tendencia de la agresividad al volante. ¿Qué tal "Rumor Has It"?

Es agradable tenerte de vuelta, como dice una canción. Saludos cordiales.

ENTROPIA dijo...

Me alegra saber que lo estas pasando bien y que has encontrado a alguien con quién vivir y compartir momentos felices… en ocasiones pasarlo bien genera culpa, como esa relacionada con la de no pasar las fiestas con tu familia, pero hay oportunidades en la vida que es bueno hacer excepciones y buscar cambios… las tradiciones están ahí para quebrarlas…
Me hiciste recordar el puerto… me dejaste melancólico…
Saludos del Kiltro y Sebastián…
PD: Gracias por tus posteos y posteriores aclaraciones…

Andrea dijo...

Karen , aunque sé que existe una mínima posibilidad que veas este comentario (por tu conexión a internet tan lenta), igual te lo agradezco.

Arale , Me alegro que no fui la única...aunque al parecer, no fui apuntada con el dedo al final :-D

Usted, me encantó su comentario...recordando todo y dándome aliento en mi clase de manejo. Yo creo que ya debería prestarme el auto, no cree? ;-) Precioso, lo amo mucho.

A-X, gracias por tu comentario, y me daré una vuelta por su blog.

Eleanor Rigby , Siempre es bueno retornar a casa. Aunque siento que tengo dos casas.

c, Sin piña colada? buuuu

Luis Alejandro , ¿Confirmé mi agresividad? La había mostrado antes? :-S "Rumor Has It" es una película agradable de ver, pero no como para decir "te la recomiendo"

Sebastián (Aka Entropia), Tienes razón, las tradiciones hay que romperlas. No hay que ser tan rígido...ah! y a romper esa melancolía...anda al puerto ;-)

~ La dueña ~

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Lo que quise decir, Andrea, es una tendencia general...muchas personas se sienten más seguras y más agresivas al estar detrás de un volante. Espero que el punto esté aclarado. Saludos cordiales.