lunes, septiembre 19, 2005

Cajón de vida

Ya varios me han pedido que actualice mi blog, así que acá les va algo.

La otra vez, urgando en unos cajones de mi pieza, me encontré con muchas cosas que había olvidado que tenía...por ejemplo, un lápiz de varios colores, que me compraron cuando estuve en Argentina, a los 9 años. Me acuerdo que era tan especial ese lápiz para mí, porque estaba de moda en ese entonces, y porque fue un capricho que se me metió hasta que, al final, me lo compraron. Lo llevé al colegio hasta octavo o primero medio, aproximadamente, y nadie me creía que lo tenía desde ese entonces. Todavía escribe, y aún lo tengo guardado.

También había varias fotos tamaño carnet, de uno de mis hermanos, y una mía de un pasaporte, cuando me fui a Costa Rica, a ver a mi hermana que en ese entonces, estaba allá. Hace 10 años fue eso, pero pareciera como si fuera menos.

Aparecieron direcciones anotadas en papeles, que ahora ya no importa mucho saber. Cartas, que tampoco importa mucho leer, aunque lo hice (con nostalgia). Y es increíble como todo cambia, y todo se mueve.

También encontré un álbum de fotos sin estrenar, cadenas, algunos anillos y collares de hace varios años....

En verdad, me encontré con la mayor parte de mi vida pasada, la cual no fue mala. Pero sí muy distinta a la de ahora. No quise botar nada de lo encontré, porque habría sido como botar parte de mí, aunque no me hizo muy bien el volver a ver algunas cosas.

Todo pasa, todo queda.

4 comentarios:

Luis Contreras dijo...

A todos nos pasa lo mismo, yo también opino algo similar en relación al guadar objetos que alguna vez marcaron tu vida. No se trata tampoco de ser un cachurero maniático, pero si es cierto de que hay objetos que muchas veces marcan tu vida y te evocan lindos recuerdos.
Precioso tu blog, hace tiempo no venía por estos lados (hace más de un mes que estoy un poco ausente del mundillo de los blogs). Linda remodelación.
Un besito y gracias por postearme.

Atte. se despide un servidor...

Don Clavito

Juan Carlos dijo...

Yo soy terriblemente cachurero. No boto nada. En vez de eso, lo organizo y guardo en cajas de plástico (de esas que venden en los supermercados).
Sin embargo, hace unos meses, encontré las cartitas que le escribí a la primera niña que me gustó, en el colegio. El recuerdo de esos cuatro años de batallas perdidas, fue mucho. En un arranque de locura, se fue todo a la basura.
Es mejor. Hay ciertas cosas, que deben ser olvidadas.
J.C.

Andrea dijo...

Luis y Juan Carlos, gracias a ambos por sus comentarios.

Luis: me alegra que encuentres lindo el blog. Como una completa ignorante en cuanto a códigos html, fue todo un reto para mí cambiar los fondos y todo eso. Así que me alegro que a varios ya les haya gustado, incluído tú :)

Juan Carlos: Yo prefiero no botar las cosas que fueron importantes...quizás estoy mal en eso, pero son parte de mi vida. Las cosas sin importancia, las elimino, sin asco. Lo demás...simplemente no puedo.

Saludos a los dos.

~ Andrea ~

Karen dijo...

hmmm veo que tienes varios seguidores jejeje.
Bueno estaba leyendo y pienso que hay algunas cosas no se pueden quedar con nosotros, por que son parte poder dar vuelta la hoja y poder pasar a la siguiente pagina.
Creo que eso tiene que ver más cuando los recuerdos que tenemos guardados son de algunas personas importantes en la vida, no me refiero a nadie de la familia por supuesto jeje, ni mucho menos a las cosas que son de nuestra infancia y que de alguna manera nos han marcado, si no a aquellas recuerdos que no nos han seguido continuar y creo que eso tiene que ver mucho más con otra cosa que es más bien personal jejeje así que mejor lo dejo hasta aquí no más.

bueno ahí me avisai si las cago :P

yap amiguis un abrazo y te quiero mucho.